Trucos de copy

Si trabajas en publicidad o algo parecido, a menudo te encontrarás con la (sucia) tarea de tener que corregir textos. Un trabajo bastante laborioso y delicado que suele hacerse de menos. La verdad es que tan importante es un buen diseño o dirección de arte como un buen texto, y errores en la ortografía o estilo pueden hechar a perder una gran idea por muy buena que sea.

Como redactora hace ya algunos años he tenido que realizar, entre otras tareas, la de corregir copys –tanto míos como ajenos- y, cómo no, siempre todo para ayer. Pues bueno, para hacer un poco más fácil lo de corregir, voy a dejar unos truquillos para no meter la pata a la hora de dar el ok a un texto. Bueno, más que trucos, un método que creé yo misma para estandarizar y hacer más fácil la corrección: el método POEMET. 

Útil para textos de no más de 5 ó 6 folios, consiste en fijarse en determinadas cosas en cada lectura que se hace del copy. Así por ejemplo, el primer paso sería…

  • P de puntuación. Hacer una primera lectura revisando todos los puntos, comas, comillas, guiones, etc. Si están, si faltan, si sobran…
  • O de ortografía. Yo lo llamo así pero se trata de leer fijándose en las palabras y cómo están escritas. Buscar faltas, vamos. Especial atención a letras b, v, h, g, j, etc., porque son las que más faltas provocan, y en palabras técnicas, extranjerismos y cultismos.
  • E de estilo. Aquí se dan más fallos de lo que parece. Empezar con un tiempo verbal y acabar con otro, hablar de usted y luego de tú, escribir en plural y luego en singular,… Esas cosas. También incluyo aquí la justificación y sangrías, que parece que no, pero se las comen mucho a lo largo de un texto.
  • M de mayúsculas. Para mí lo más difícil de corregir porque las reglas de uso son muchas y complicadas.
  • E de espacios. Huecos de más, saltos de línea, etc. Esto se puede detectar fácilmente en Word, Indesign y otros programas con las herramientas de párrafo.
  • T, o sea las tildes. Leer todo el documento fijándose solo en las tildes que faltan o ESTÁN DE MÁS.

Con esto más o menos sales de apuros. Además, te dejo unas consideraciones importantes:

La prisa NO ES BUENA para esta tarea. Si no dispones de mucho tiempo para corregir, pide apoyo para que te repasen lo que vayas haciendo o tira de herramientas como el corrector de Word (cuidadín con él, que es rarito y si el ordenador no es tuyo puede incluir palabras agregadas que corrijan las correctas sin que te des cuenta) u otros que se encuentran online, pero siempre con tu supervisión.

Si el texto no es de tu cosecha, pon mucha atención. Si es tuyo, PON MÁS. Porque siempre es más probable que pasemos por alto un error que nosotros mismos hemos cometido, ya que leemos el texto con cierta relajación y nada de suspicacia.

Si tienes posibilidad de imprimir, hazlo. Los errores se ven mejor en un folio que en pantalla y aunque es más incómodo y lento corregir en la hoja y luego pasarlo, también es más seguro. Cuantas más revisiones hagas, mejor corregido lo tendrás (contando claro con las habituales limitaciones de tiempo).

Dudas: siempre, siempre consúltalas. Y ni se te ocurra hacerlo en Google: hay millones de resultados en una búsqueda y el primero que te sale no tiene por qué ser correcto. Puede ser una opinión errónea en un foro o un texto mal redactado y lleno de faltas en una web muy conocida. Siempre busca información oficial y fiable. Te dejo aquí unos enlaces con algunos de los lugares más socorridos donde puedes disipar tus dudas tranquilamente.

Dejar la tarea de corregir para lo último es peligrosillo también, porque uno está cansado, con ganas de terminar y con la mente más en lo que apetece hacer luego que en lo que le ocupa. Procura no dejarlo para el final.

Mucho ojo con los extranjerismos: si no están recogidos por la RAE, se escriben como en su idioma original y siempre en cursiva o entre comillas. Lo mismo para los palabros inventados. Si no estás seguro consulta a un experto o tira de diccionario para que no pase esto.

Recuerda, como mínimo, repasar dos o tres veces todo el texto.

Y si aún así la has pifiado… Todos somos humanos, metemos la pata, la perfección no existe, etc., así que no te tortures si te equivocas. Cuando hay mucho texto suele pasar. Eso sí, reza para que no sea una metida de pata muy gorda y se pueda arreglar.

Con todo, espero que te haya servido y gustado el post. Te dejo este site con los peores errores de copy. Por cierto, hay una falta de ortografía imperdonable (al menos). ¿La has pillado?